Horóscopo Chino

El concepto de los 12 signos animales (Rata, Buey, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Oveja, Mono, Gallo, Perro, y Cerdo) es exclusivo de China. A cada animal le corresponde un año en el calendario chino, y los signos se repiten en ciclos de doce años. En la provincia de Hubei, algunos papeles escritos en bambú fuero desenterrados en una timba, que indicaba la creencia de los Signos Animales comenzó en la era de la Primavera y Otoño (770 ac to 476 ac). Las hojas de bambú representaban las apariencias de 11 ladrones al tiempo que había 11 rostros animales. El Dragón, sin embargo, fue documentado en un lugar distinto. Se dice que el Dragón era un ente celestial que moraba en cielo sureste. La creencia en los Signos Animales se deriva de la veneración a estas doce criaturas en la antigua China.

En general, al hablar de los 12 signos animales, se les divide en 6 categorías, que son las enseñanzas de los ancestros chinos referentes a las personalidades de la gente nacida de diferentes signos.

Los primeros son la Rata y el Buey. La Rata representa sabiduría, mientras que el Buey encarna la diligencia. Ambas características deben combinarse en un todo, porque si sólo hay sabiduría, uno puede ser demasiado taimado. En cambio, si sólo hay diligencia uno puede volverse estúpido, y no puede más que trabajar y trabajar. La combinación de estas dos buenas personalidades juntas fue el requerimiento establecido por los ancestros chinos a las generaciones posteriores. 

En el segundo grupo, el Tigre y el Conejo, el primero es intrépido y el segundo prudente. En realidad el coraje y la prudencia deben juntarse. El comportamiento arrogante aparece cuando uno tiene coraje cuando afronta la vida diaria, pero uno se vuelve un tanto cobarde si la prudencia siempre está presente. Por lo tanto los ancianos dicen que el coraje se antepone a la prudencia. 

En tercer lugar están el Dragón y la Serpiente. El Dragón es fuerte y poderoso, pero la Serpiente es suave y flexible. Un proverbio antiguo dice que las cosas rígidas tienden a romperse, y si uno es demasiado flexible al tratar los asuntos, puede perder sus ideales. Así que las personas nacidas bien en año del Dragón, o bien en el de la Serpiente deben conocerse a sí mismos mejor.

El Caballo y la Oveja se encuadran en el cuarto grupo. El primero representa la búsqueda de la meta de forma directa, mientras que el segundo encarna la obediencia. Cuando una persona hace siempre las cosas por sí misma sin prestar atención a lo que dicen los demás, quizá acabe teniendo una discusión con alguien. Por el contrariom si sólo obedece a los demás acabará perdiendo su camino. Ambás cualidades deben combinarse para tener una mejor carrera en la vida. 

En quinto lugar se encuentran el Mono y el Gallo, el primero es ágil y el segundo estable, debido a que todos los días anuncia el amanecer. Si uno gusta de estar en contínuo movimiento, el objetivo establecido nunca puede ser alcanzado, por tanto la estabilidad se convierte en pieza clave para la vida diaria.

El último grupo lo forman el Perro y el Cerdo, los cuales representa la fidelidad y la despreocupación. Si una persona siempre dedica fidelidad a su amo, inevitablemente acabará distanciado de sus amigos. Sin embargo si busca la aprovación de los otros todo el tiempo, acabará perdiendo sus principio. La fidelidad hacia tu patria o ideales de uno se convierte en esencial. 

Atención al Cliente

15:18:23 PM

Guia de china

Condiciones | Nosotros | Contactar | Agencia

El teléfono del departamento de la administración de viajes quejas: 96118

©2008-2017 www.viajarporchina.com Licencia    Estatal: L-ZJ01353